El médico (robótico) lo verá ahora | Noticias del MIT

[ad_1]

En la era del distanciamiento social, el uso de robots para ciertas interacciones con la atención médica es una forma prometedora de reducir el contacto en persona entre los trabajadores de la salud y los pacientes enfermos. Sin embargo, una pregunta clave que debe responderse es cómo reaccionarán los pacientes cuando un robot ingrese a la sala de examen.

Investigadores del MIT y del Brigham and Women’s Hospital se propusieron recientemente responder a esta pregunta. En un estudio realizado en el Departamento de Emergencias de Brigham and Women's, el equipo descubrió que una gran mayoría de pacientes informaron que interactuar con un proveedor de atención médica a través de una pantalla de video montada en un robot era similar a una interacción en persona con un profesional médico. trabajador.

“Estamos trabajando activamente en robots que pueden ayudar a brindar atención para maximizar la seguridad de los pacientes y los trabajadores de la salud. Los resultados de este estudio nos dan cierta confianza en que las personas están listas y dispuestas a colaborar con nosotros en estos frentes ”, dice Giovanni Traverso, profesor asistente de ingeniería mecánica en el MIT, gastroenterólogo en Brigham and Women & # 39; s 39; s Hospital. y autor principal del estudio.

En una encuesta en línea más grande realizada en todo el país, los investigadores también encontraron que la mayoría de los encuestados estaban abiertos a la idea de que los robots no solo ayudan a clasificar a los pacientes, sino que también realizan procedimientos menores como tomar un hisopo nasal.

Peter Chai, profesor asistente de medicina de emergencia en el Brigham and Women’s Hospital e investigador afiliado del laboratorio Traverso, es el autor principal del estudio, que aparece hoy en Red JAMA abierta.

Clasificación por robot

Después del inicio de la pandemia de Covid-19 a principios del año pasado, Traverso y sus colegas recurrieron a nuevas estrategias para minimizar las interacciones entre los pacientes potencialmente enfermos y los trabajadores de la salud. Con ese fin, trabajaron con Boston Dynamics para crear un robot móvil que pudiera interactuar con los pacientes mientras esperaban en la sala de emergencias. Los robots estaban equipados con sensores que les permitían medir los signos vitales, incluida la temperatura de la piel, la frecuencia respiratoria, el pulso y la saturación de oxígeno en sangre. Los robots también llevaban un iPad que permitía la comunicación por video remota con un proveedor de atención médica.

Este tipo de robot podría reducir el riesgo de exposición de los trabajadores de la salud al Covid-19 y ayudar a retener el equipo de protección personal necesario para cada interacción. Sin embargo, quedaba la pregunta de si los pacientes serían receptivos a este tipo de interacción.

"A menudo, como ingenieros, pensamos en diferentes soluciones, pero a veces es posible que no se adopten porque la gente no las acepta por completo", dice Traverso. "Entonces, en este estudio, estábamos tratando de desentrañar eso y entender si la población es receptiva a una solución como esta".

Los investigadores primero realizaron una encuesta a nivel nacional de alrededor de 1,000 personas, trabajando con una compañía de investigación de mercado llamada YouGov. Hicieron preguntas sobre la aceptabilidad de los robots en la atención médica, incluso si las personas se sentirían cómodas con los robots que realizan no solo el triaje, sino también otras tareas como el triaje: realizar hisopos nasales, insertar un catéter o voltear a un paciente en la cama. En promedio, los encuestados dijeron que estaban abiertos a este tipo de interacciones.

Luego, los investigadores probaron uno de sus robots en el departamento de emergencias del Hospital Brigham and Women la primavera pasada, cuando aumentaron los casos de Covid-19 en Massachusetts. Se abordó a 51 pacientes en la sala de espera o en la tienda de clasificación y se les preguntó si estarían dispuestos a participar en el estudio, y 41 estuvieron de acuerdo. A estos pacientes se les preguntó acerca de sus síntomas a través de una conexión de video, usando un iPad llevado por un robot cuadrúpedo con forma de perro desarrollado por Boston Dynamics. Más del 90% de los participantes dijeron que estaban satisfechos con el sistema robótico.

"En un esfuerzo por recopilar información de clasificación rápida, los pacientes encontraron que la experiencia era similar a lo que habrían experimentado al hablar con una persona", dice Chai.

Asistentes robóticos

Las cifras del estudio sugieren que podría valer la pena intentar desarrollar robots capaces de realizar procedimientos que actualmente requieren mucho esfuerzo humano, como devolver a un paciente a las lecturas, según los investigadores. Se ha demostrado que poner boca abajo a los pacientes con Covid-19, también conocido como "proning", aumenta los niveles de oxígeno en sangre y facilita la respiración. Actualmente, el proceso requiere que varias personas lo realicen. La administración de las pruebas de Covid-19 es otra tarea que requiere mucho tiempo y esfuerzo por parte de los trabajadores de la salud, que podría implementarse para otras tareas si los robots pudieran ayudar a tomar muestras.

"Sorprendentemente, la gente aceptaba más la idea de que un robot hiciera un hisopo nasal, lo que sugiere que los posibles esfuerzos de ingeniería podrían dedicarse a pensar en la construcción de algunos de estos sistemas", dijo Chai.

El equipo del MIT continúa desarrollando sensores capaces de obtener de forma remota datos de signos vitales del paciente y está trabajando para integrar estos sistemas en robots más pequeños que podrían operar en una variedad de entornos, como hospitales de campaña o ambulancias.

Otros autores del artículo incluyen a Farah Dadabhoy, Hen-wei Huang, Jacqueline Chu, Annie Feng, Hien Le, Joy Collins, Marco da Silva, Marc Raibert, Chin Hur y Edward Boyer. La investigación fue financiada por los Institutos Nacionales de Salud, la Fundación Psicosocial Hans y Mavis Lopater, la corporación e-ink, la Cátedra de Desarrollo Profesional Karl Van Tassel (1925), el Departamento de Ingeniería Mecánica del MIT y la División de Gastroenterología de L & Hospital Brigham and Women's. .

[ad_2]

Deja un comentario